La Metamorfosis y Chenoa

29 de Enero de 2024
Guardar
David Liquen, predecesor del yoísmo e Alegría & Alergia.
David Liquen, predecesor del yoísmo e Alegría & Alergia.

Recuerdo perfectamente dónde leí La Metamorfosis. La Metamorfosis es esa obra de Kafka que no me atrevería a definir.

Leí L.M. en una estación de esquí, La Masella (Girona), y era verano, de los setenta, y no había nieve. A veces se te cruzan libros en algunos momentos en los que mejor que no se te cruzaran. L.M. es un libro cuando menos angustioso. No voy a hablar de libros. Voy a hablar de metamorfosis.

Son las siete de la mañana. Hoy asisto a un velorio (se me leen CONDUCTA EN LOS VELORIOS, de CORTAZAR) y creo que tendré que decir algo. Acabo de llorar un poco y también he recordado que estuve en Praga, con una mujer que amaba de una forma extraña.

Es la vez que más cerca he estado de Kafka. Supongo que seguía secretamente sus pasos. Yo quería ser Kafka. Recuerdo que Praga tiene una belleza de postal. Y allí sí que nevaba y sí que fui feliz y también estuve triste.

Recuerdo una chica judía sentada en un banco. Supongamos que leía la Torá y yo pensaba un poema, que es la forma en la que a veces pienso. Había coches de caballos. Ahora pienso en Nietzsche. Pero no voy a hablar de filosofía. No sé. Voy a hablar de metamorfosis. También quería hablarles de que no he leído la entrevista de Chenoa en EPS. Chenoa es una chica que canta y siempre le preguntan por Bisbal. A veces quiero hablar de tantas cosas, por contradecir a Vargas Llosa. 

Estoy metamorfoseando. No me digan que no es una palabra rara. La metamorfosis empieza cuando tu pareja te dice "qué raro estás". A veces nos da miedo metamorfosear, pero yo cada mañana, lo intento, quiero ser otro. Aunque no lo desees, te metamorfosea el tiempo y la vida. Kafka estaba en lo cierto. Chenoa ha cambiado mucho y yo estoy en ello. Y además me llamo David, como Bisbal. Cada día estoy más cerca de Chenoa.

 

Archivado en

Suscríbete a Diario de Huesca
Suscríbete a Diario de Huesca
Apoya el periodismo independiente de tu provincia, suscríbete al Club del amigo militante